8 de mayo de 2008

Dejarse llevar.

Te acercas a la orilla, una poza de agua color turquesa y bastante calado te da la bienvenida.
Solo tines que dar dos brazadas, sentarte y disfrutar de la corriente en un precioso canal.

1 comentario:

Fiz dijo...

Como te estas poniendo las botas, y además te cuadra bien por semana, quien me diera... no te quejaras! jeje saludos.