19 de julio de 2010

Un recuncho mágico.

El domingo después de un baño largo y muchas horas al sol inmersos en salitre decidimos endulzar el traje de una forma especial.



Éste es uno de esos sitios mágicos, donde la tranquilidad lo invade todo, donde la naturaleza te rodea y aunque no hay letreros, ni carteles, ni normas, todos los que descubrimos el lugar nos bañamos disfrutando de él pero sin molestarlo, intentando no perturbar su calma, su magia.



Refrescarse unos minutos, relajarse y dar las gracias antes de marchar.

10 comentarios:

Pablo dijo...

Preciosas fotos Néstor!!!
pero donde esto amigo mío?? quiero irrrrr!!

Néstor dijo...

Yo tb tengo ganas de ver la diferencia entre tus fotos y las mias jejejej.
Un día nos acercamos o cuando te vea te explico más o menos cómo llegar.
Saludos

Pablo dijo...

OK

Kiko dijo...

parece mentira que sigas sin respetar los espacios de la red natura...fijo que measte nel agua...
jujujuju

Néstor dijo...

Pues no me acuerdo la verdad, pero una colcacola en una charquita siempre la dejo para luego tomarla fresquita.

Ya sabes de mis adicciones.

Kiko no me piques!!!

Yo por lo menos no me gano la vida tirando bloques de hormigón al mar!!!

Un saludo, recuerda este finde estoy fuera pero para el siguiente a ver si nos damos unos baños juntos que ya le va tocando, no??

Saludos

legi dijo...

que gozada, si señor.
por eso nunca endulzo el traje

Néstor dijo...

jajajaja
Creo q somos muchos los dejados q quitamos el traje y así queda hasta el próximo baño.

asesese dijo...

coidao co faneco bravo de rio.....o espiñento..abia poucos pero aljun habiao

nacho dijo...

esta muy bien ese sitio.
las cascadas subiendo por el rio son
muy bonitas.
es el paraiso.
un saludo

Néstor dijo...

Nacho: Es un balneario 5 estrellas.

Saludos