7 de marzo de 2011

Camelle

Un pueblo marinero bañado por el atlántico, que resiste mirando de frente a los vientos frios del norte.



Tanto la casa de MAN como sus esculturas siguen pagando el paso del tiempo y de los temporales.






2 comentarios:

Ó pepe dijo...

Mira tí,de onde puido sacar o xenio ó DALí,se non finase diante.

Fiz Gómez dijo...

Como casi todo lo bueno que hay en este pais, dejamos que se destruya o sino, lo destruimos nosotros.