27 de abril de 2011

Gulpiyuri.

Aquel día la playa de San Antolín nos regaló unas izquierdas con sol hasta el anochecer, pero lo más importante no fueron las orilleras. En nuestra cabeza desde que la vimos sólo resonaba un nombre...Gulyipuri, Gulpeyori. ¿Cómo era?.



Hasta su nombre resulta insólito y es que dar con ella es tan sorpresivo como encontrar un trébol de cuatro hojas.



Una playa interior, en miniatura, ¡sin mar a la vista!, comunicada subterráneamente con el Cantábrico mediante un bufón, por donde irrumpen en pleamar las olas.

No se atisba el horizonte, pero se escucha el mar, con su voz afónica que se encuentra distante a más de 60 metros.



Algún día el acantilado caerá y la arena se comunicará con el mar. En ese momento Gulpiyuri se convertirá en una playa más del concejo de LLanes.

4 comentarios:

Fiz Gómez dijo...

Muy bueno el detalle de la playa esa!

Pabolinho dijo...

Evolución tela en las fotitos....Enhorabuena
Por cierto te puse una muy bonita surfeando con el tablon....
Coño Nestor, Pon Nordeslizamento a la izq, va siendo hora no....
Apertas

Víctor. dijo...

Vaya sitio!

BarbaKana dijo...

Pa meterse de noche en pelotas...birra en mano...y luego espatarrar en la arena....tomando la luna?.Pon ese sitio de primero en el gepe-eseeeeeeeeeeeee!!!!