8 de enero de 2010

Días de playa.


Guantes obligados, la capucha o un gorro de lana son mis mejores amigos para hacer frente a ese aire gélido que entra constantemente por el salpicadero, el frio se mete en el cuerpo y al mismo tiempo incomprensiblemente el sol me ciega en el camino.



Paso la curva de topete, sigo entre eucaliptos, el Macaco de fondo sigue repitiendo "amor con sabor salao, amor marinero".

Me desvio a la izquierda, una banda sonora, otra banda,otra y otra. "Está mas pequeño que ayer".



El aire quema, el traje roto, la licra mojada y los pies sobre la arena duelen.
Cambiarse es lo peor, pero sin duda es mucho peor al salir que al entrar.
Un paseo precioso que en un día como el de hoy sería la mejor de las salas de tortura.

3 comentarios:

Fiz dijo...

Ya te digo, al salir dolor infernal, hoy me di un baño mañanero y me cayó una nevada de cojones por Oleiros, esto si que es amor al arte jaja.

Néstor dijo...

Yo ya me hice con unos escarpines, llegó un punto en que no aguantaba y menos ir de empatada al curro sin entrar en calor ni pa dios.
Ahora solo me falta un traje sin boquetes.

Yo es la primera vez en la vida que veo caer copitos en Doniños.

Saludos

Kiko dijo...

joer hombre, si hay más días que longanizas. si hay 1ºC pues ya te echarás mañana, o pasado, o la semana que viene...

buenos días para ver videos, propios, para mejorar la técnica y ver errores o ajenos para aprender y ver lo nunca seremos capaces de hacer...

cabeciñaa