7 de noviembre de 2013

La mayoría de las veces, ni eso.


El otro día un amigo me decía que había juntado tres días libres, que quería marcharse y cambiar un poco de aires pero que con sólo tres días no le llegaban a nada.

Yo le decía que una escapada compensa hacerla siempre que se puede por muy poco tiempo que tengas y me preguntaba que cuanto tiempo tenía cuando yo me iba de ruta.

Mi respuesta fue clara "como mucho un par de días, a veces uno y otras veces ni eso".

Finalmente quiso zanjar el tema y terminar con la conversación.

- Que va hombre, para tres días no compensa hacer quilómetros!!

Entonces le conté que mis últimos tres días libres habían sido un viernes, un sábado y un domingo. Todavía los tengo en la memoria, fueron a mediados del caluroso mes de Septiembre, con unos atardeceres de ensueño y buenas olas en mi zona.

A pesar de todo decidí escapar, 150 km de ida y 150km de vuelta sirvieron para encontrarme con una derecha funcionando desde las primeras luces del día hasta el ocaso de forma continua y con una perfección envidiable durante los tres días.

La virgen de A Barca es lo que tiene, que a veces, cumple deseos.




Sólo fueron 3 días, sólo 300km y muy pocos euros. Tras llegar a casa y tumbarme en cama recordando la escapada me di cuenta que me había ahorrado un viaje a Malibú.

Ahora estoy tranquilo, sé que mi amigo ya está en el camino, en la ruta,  va de escapada.  Tiene tres días libres y a veces ni eso.

4 comentarios:

Carlos Bremon dijo...

Ya vendrán tiempos mejores, Néstor. Siempre terminan viniendo tiempos mejores, eso sí a veces se hacen de rogar, pero hay que mantener la ilusión de que llegará ese día.

Carlos Bremon dijo...

Ya vendrán tiempos mejores, Néstor. Siempre terminan viniendo tiempos mejores, eso sí a veces se hacen de rogar, pero hay que mantener la ilusión de que llegará ese día.

Pablo Lopez Hernandez dijo...

Lo importante es el camino.

Saludos Néstor.
Pablo

Néstor dijo...

En el camino nos cruzaremos compañeros!!!!