5 de junio de 2018

Marruecos, personajes. Parte 3.



Youness es uno de esos personajes que han marcado el viaje. Un waterman

Surfista local y leyenda en la ola de Anchor. Conoce la costa como la palma de su mano. El mejor de los seguros tanto dentro como fuera del agua.

22

Preguntándole sobre su futuro me hizo saber que tenía muy claro su camino, su forma de vida, de la que disfruta mientras crece junto a su pueblo local, Anza.

Youness, disfrutando de su ola preferida.
y2

Después de un baño me dio tres consejos para la vida.
  1. Surfear constantemente. 
  2. Tener un buen físico.
  3. Saber pelear.
En un primer momento y cuando escuché sus tres recomendaciones me eché a reír. Youness es siempre positivo y pensé que se trataba de una de sus bromas. Se quedó serio.

 Me di cuenta que le había molestado mi reacción. Traté de aliviar la tensión, ¿Tener un buen físico para qué? ¿Para ligar más?.

yo3

Aplícate esos tres consejos, no es risa. Son importantes:

  1. Surfear constantemente. Vas a tener que trabajar duro todos los días y es importante surfear con constancia para equilibrar la mente. Hay que tener un buen balance.
  2. Tener un buen físico. Haz un plan de comida y ejercicio. Es importante comer bien y mantenerte fuerte físicamente para poder ayudar a tus padres y familia hasta los últimos días.
  3.  Aprende a pelear. Desgraciadamente hay días en la vida que tendrás que dar lecciones. 
Íbamos en el coche. Por las ventanillas entraba el aire caliente, era otro de esos atardeceres  tan típicos en la carretera de la costa.

Tras escuchar sus razonamientos, el que estaba serio era yo. Quizás por no cumplir ninguna de sus recomendaciones. En la radio del coche sonaba el rapero tunecino Balti, concretamente su gran éxito Hala Mala, con un estribillo pegadizo.

Youness en casa.
y1

 A orillas de la carretera, los vendedores estaban recogiendo los puestos de fruta. Las líneas seguían llegando ordenadas a la costa. Mañana sube el mar.

  • - ¿Youness, cuándo empezaste a pelear? 
Ahora el que se reía era él. A carcajadas.


No hay comentarios: